Un ejemplo de liderazgo autoritario

El estilo de liderazgo autoritario o autocrático se utiliza cuando el líder del equipo es quien dicta las políticas y los procedimientos, determina qué objetivos se quieren alcanzar, y dirige todas las actividades sin que haya ningún tipo de participación significativa de los subordinados.

Pero, ¿Cómo se debe aplicar el este tipo de liderazgo?

En este artículo te mostraremos un conocido ejemplo de liderazgo autoritario.

¿Cuáles son Las Reglas de la Estufa Caliente?

Douglas McGregor, famoso economista estadounidense, nos recomienda aplicar Las Reglas de la Estufa Caliente a la hora de impartir disciplina a los empleados.

La base de estos principios es justamente la forma en que se le puede advertir a un niño que no toque la estufa y las consecuencias que acarrea el quemarse.

De modo que según esta metáfora se desprenden cinco claves a tener en cuenta para evitar que las faltas de los trabajadores se vuelvan a repetir.

1 – Advertencia

“Si tocas la estufa, te quemarás; y cuanto más cerca estés, el calor te advertirá lo cerca que estás de que suceda”.

Esta es la manera más sencilla de poner sobre aviso a un empleado: todo acto trae una consecuencia, y cuanto más se acerque al grado de la falta, se le harán llamados de atención para hacerle entender que su comportamiento no está siendo pasado por alto.

2 – Inmediatez

“Si tocas una estufa, inmediatamente se producirá una quemadura”.

Hace referencia a la importancia de aplicar el castigo de manera instantánea.

Se hace en el corto plazo para que la consecuencia se asocie directamente con la causa.

De lo contrario puede suceder que incluso recibiendo una sanción el empleado ni siquiera recuerde plenamente el motivo original.

3 – Oportunidad 

“El hecho de que te quemes no significa que la estufa sea destructiva”.

En primer lugar, la intención que estamos buscando con el castigo no es ofender al empleado o dejarlo marcado de por vida, sino la de impartirle una lección.

La flexibilidad en la primera falta permite al empleado tener acceso a una segunda oportunidad, pero ser demasiado condescendiente con el castigo termina por estimular las faltas.Liderazgo autoritario

4 – Proporcionalidad

“La gravedad de la quemadura depende de lo rápido retires tu mano”.

Las sanciones que debemos aplicar deben ser directamente proporcionales a la infracción cometida.

Pero también debe ser lo suficientemente ejemplar como para que no vuelva a repetirse y el mensaje quede claro para todo el equipo.

5 – Impersonalidad

“Toda persona que toque la estufa se quemará, independientemente de quién se trate”.

Una de las cosas que más puede llegar a ofender a un empleado y generar resentimiento es ver que los “favoritos” del directivo no reciben el castigo apropiado.

Las sanciones están enfocadas sobre las acciones y conductas, no sobre las personas, ni mucho menos acomodadas según la importancia del cargo.

Así es como se aplica el liderazgo autoritario con las reglas de la estufa caliente de Douglas McGregor.

En el siguiente video te mostramos mas informacion sobre los estilos de liderazgo: