Las 21 Leyes Irrefutables del Liderazgo. Infografía

Las 21 Leyes Irrefutables del Liderazgo. Infografía

Ser un buen líder significa ser capaz de orientar los esfuerzos de un equipo de trabajo hacia el logro de los objetivos y metas de la organización.

Para lograr mejorar nuestra capacidad de liderazgo en este artículo veremos a través de una infografía cuales son las 21 Leyes Irrefutables del Liderazgo de John Maxwell.

John C. Maxwell es escritor, conferencista y uno de los coach más prestigiosos a nivel mundial, entre otras cosas por haber escrito más de 80 libros centrados principalmente en el liderazgo.

Las 21 Leyes Irrefutables del Liderazgo es un libro que habla sobre los principios y cualidades fundamentales que debe desarrollar toda persona que quiera lograr ser un buen líder y alcanzar el éxito en una organización.

Y como dice su autor: “Siga estas leyes y la gente lo seguirá a usted”.

Las 21 leyes del liderazgo Infografia


Las 21 Leyes del Liderazgo de John Maxwell

1. Ley del Límite: La capacidad de liderazgo determina el nivel de eficacia de una persona.

2. Ley de la Influencia: El liderazgo no lo da el poder, sino la credibilidad y la capacidad de influir sobre los demás.

3. Ley del Proceso: El liderazgo se desarrolla día a día a través de pequeñas acciones.

4. Ley de la Navegación: Cualquier persona puede dirigir un barco, pero es necesario un líder para marcar el rumbo.

5. Ley de E.F. Hutton: Cuando el verdadero líder habla, las demás personas escuchan.

6. Ley del Terreno Firme: La confianza es la base del liderazgo.

7. Ley del Respeto:Las personas siguen naturalmente a líderes que son más fuertes que ellos mismos.

8. Ley de la Intuición:Cuando no posees toda la información y tienes que tomar una decisión, debes estar dispuesto a seguir a tu intuición.

9. Ley del Magnetismo: Tu eres lo que atraes. Los mejores atraen a los mejores. Y los mediocres a los mediocres.

10. Ley de la Conexión:Debes ganarte el corazón de las personas antes de pedirles lealtad.

11. Ley del Circulo Eterno:Debes llenar tu circulo interno con personas que eleven la moral y te ayuden con la carga de la organización.

12. Ley de la Entrega de Poder: Solo los lideres seguros de sí mismos son capaces de dar poder a los demás.

13. Ley de la Reproducción:Se requiere ser un líder para desarrollar a otro líder.

14. Ley del Convencimiento:Las personas primero se convencen del líder y luego de la visión.

15. Ley de la Victoria:Los líderes siempre encuentran la forma de que el equipo gane.

16. Ley del Momento de Inercia:Lograr que un equipo pase de estar en un estado de reposo a movimiento es difícil, pero cuando comienza a moverse es difícil detenerlo.

17. Ley de las Prioridades: Un líder debe ser capaz de definir cuáles son las actividades que realmente le acercarán a su meta.

18. Ley del Sacrificio:Un líder debe sacrificarse para progresar. Muchas veces debes ceder para poder ascender.

19. Ley de la Oportunidad:Encontrar el momento oportuno para actuar, es tan importante como saber qué hacer.

20. Ley del Crecimiento Explosivo: Si quieres que tu organización crezca dirige seguidores, si quieres que se multiplique dirige líderes.

21. Ley del Legado: Se crea un legado sólo cuando una persona pone a la organización en la posición de hacer grandes cosas sin él.

“Le deseo éxito. Siga sus sueños. Desee la excelencia. Conviértase en la persona que fue creada para ser y logre todo aquello para lo cual usted fue puesto en esta tierra. El liderazgo lo ayudará a hacer eso. Aprenda a ser líder: No sólo para sí mismo, sino para las personas que lo seguirán. Y a medida que usted crece, no olvide llevar consigo a los demás para convertirlos en los líderes del mañana”

John Calvin Maxwell
Liderazgo Permisivo. El que Dejar Ser.

Liderazgo Permisivo. El que Dejar Ser.

Ejemplo de Liderazgo Permisivo

Si estás liderando un equipo supongo que te has preguntado varias veces esto:

¿Cómo logro que mis empleados brinden un servicio excelente, sean productivos y representen de buena manera nuestra marca a un coste razonable?

La respuesta que muchos proponen es “ajustar las clavijas”.

Estandarizar los procesos, dejar exactamente prescrito qué hacer en cada circunstancia, controlar detenidamente las tareas para asegurar la calidad y responsabilizar a las personas del cumplimiento de estos parámetros. Dar reconocimiento a los que logran un alto rendimiento y ser disciplinado quienes no alcancen el nivel deseado.

Sin embargo, el Director de Servicio de American Express Jim Bush propone una idea diferente:

Dar más libertad a los empleados para que realicen su trabajo.

Él creó un sistema que permite y motiva a los colaboradores a tener un rendimiento sobresaliente y mantenerlo por sí mismos día tras día.

Las Claves del Liderazgo Permisivo

Las claves para establecer esta forma de liderazgo en la que cada empleado se auto-gestiona y responsabiliza de sus actos son:

1. Brindar una meta clara

¿Qué es exactamente “alto rendimiento” o “excelente servicio” para la empresa?

¿Qué resultados concretos quieres ver?

¿Bajo qué principios quieres que los consigan?

Deber ser sumamente concreto y detallista en la definición de los resultados y brindar los límites que quieres que se respeten.

Luego, permite a las personas gestionar sus propias actividades y encontrar la forma más adecuada de conseguir lo que les propusiste.

2. Vallas de contención

Para brindar más libertad de decisión y acción necesitas trabajar cuidadosamente en los principios que quieres que se respeten.

Una declaración detallada, clara y práctica de cuáles son los límites de acción de cada uno, cuál es la política de la empresa en torno a los procedimientos y qué valores es fundamental conservar.

3. Feedback de alta velocidad

Genera mecanismos para obtener feedback inmediato respecto al rendimiento de las personas y compártelo con ellos.

Esto puede traducirse en la generación de informes, analisis de los resultados logrados, evaluaciones semanales, etc.

La finalidad es que el empleado se enfrente a la información para que pueda evaluar y corregir su propio modo de actuar.

4. Coaching y apoyo

Con estas prácticas los supervisores liberan buena parte de su tiempo al no tener que enfocarse tanto en tareas de control e intervención directa.

Aprovecha ese espacio para formar a los miembros del equipo.

Transmíteles tu experiencia, razona con ellos, guíalos hacia mejores prácticas.

Esto no sólo apoyará a mejorar el rendimiento sino que también generará más fidelidad al equipo.

¿Cuáles son los resultados de aplicar este liderazgo?

El Director de Servicio Jim Bush implementó esta estrategia para el servicio de atención al cliente de American Express y logró que se duplicara la cantidad de clientes que recomendarían a la empresa por su servicio.

La rotación de personal se redujo a la mitad y la compañía vio un incremento sostenido del 10% anual en ganancias.

En este video te mostramos más, sobre los diferentes tipos de liderazgo:

Las Reglas de la Estufa Caliente. Un Ejemplo de Liderazgo autoritario

Las Reglas de la Estufa Caliente. Un Ejemplo de Liderazgo autoritario

Un ejemplo de liderazgo autoritario

El estilo de liderazgo autoritario o autocrático se utiliza cuando el líder del equipo es quien dicta las políticas y los procedimientos, determina qué objetivos se quieren alcanzar, y dirige todas las actividades sin que haya ningún tipo de participación significativa de los subordinados.

Pero, ¿Cómo se debe aplicar el este tipo de liderazgo?

En este artículo te mostraremos un conocido ejemplo de liderazgo autoritario.

¿Cuáles son Las Reglas de la Estufa Caliente?

Douglas McGregor, famoso economista estadounidense, nos recomienda aplicar Las Reglas de la Estufa Caliente a la hora de impartir disciplina a los empleados.

La base de estos principios es justamente la forma en que se le puede advertir a un niño que no toque la estufa y las consecuencias que acarrea el quemarse.

De modo que según esta metáfora se desprenden cinco claves a tener en cuenta para evitar que las faltas de los trabajadores se vuelvan a repetir.

1 – Advertencia

“Si tocas la estufa, te quemarás; y cuanto más cerca estés, el calor te advertirá lo cerca que estás de que suceda”.

Esta es la manera más sencilla de poner sobre aviso a un empleado: todo acto trae una consecuencia, y cuanto más se acerque al grado de la falta, se le harán llamados de atención para hacerle entender que su comportamiento no está siendo pasado por alto.

2 – Inmediatez

“Si tocas una estufa, inmediatamente se producirá una quemadura”.

Hace referencia a la importancia de aplicar el castigo de manera instantánea.

Se hace en el corto plazo para que la consecuencia se asocie directamente con la causa.

De lo contrario puede suceder que incluso recibiendo una sanción el empleado ni siquiera recuerde plenamente el motivo original.

3 – Oportunidad 

“El hecho de que te quemes no significa que la estufa sea destructiva”.

En primer lugar, la intención que estamos buscando con el castigo no es ofender al empleado o dejarlo marcado de por vida, sino la de impartirle una lección.

La flexibilidad en la primera falta permite al empleado tener acceso a una segunda oportunidad, pero ser demasiado condescendiente con el castigo termina por estimular las faltas.Liderazgo autoritario

4 – Proporcionalidad

“La gravedad de la quemadura depende de lo rápido retires tu mano”.

Las sanciones que debemos aplicar deben ser directamente proporcionales a la infracción cometida.

Pero también debe ser lo suficientemente ejemplar como para que no vuelva a repetirse y el mensaje quede claro para todo el equipo.

5 – Impersonalidad

“Toda persona que toque la estufa se quemará, independientemente de quién se trate”.

Una de las cosas que más puede llegar a ofender a un empleado y generar resentimiento es ver que los “favoritos” del directivo no reciben el castigo apropiado.

Las sanciones están enfocadas sobre las acciones y conductas, no sobre las personas, ni mucho menos acomodadas según la importancia del cargo.

Así es como se aplica el liderazgo autoritario con las reglas de la estufa caliente de Douglas McGregor.

En el siguiente video te mostramos mas informacion sobre los estilos de liderazgo:

10 Claves para Mejorar como Líder

10 Claves para Mejorar como Líder

En primer lugar, si has llegado a este artículo, seguramente sea porque estás buscando la mejor manera de seguir perfeccionando profesionalmente tus capacidades de liderazgo.

¿Estoy en lo cierto?

¡Genial!, porque si sigues estas 10 claves para mejorar como líder, realmente aprenderás cómo lograrlo y llegar a ser un buen líder para tu equipo.. 

1. Conocete a ti mismo

Para mejorar como líder en primer lugar debes conocerte tanto profesional como personalmente para poder hacer una valoración honesta de tus fuerzas y debilidades.

Observa si de algún modo consigues afectar positivamente a los que te rodean, a tu ambiente, e identifica cualquier cambio personal que puedas realizar para mejorar este aspecto.

2. Escucha a los demás

Escucha activamente a los demás cuando te estén hablando, sin pensar todavía en tu siguiente respuesta. No te precipites y deja acabar a tu interlocutor su exposición. La gente sabe perfectamente cuándo les están escuchando de verdad.

3. Controla tus emociones

Aprende a responder y no a reaccionar, dejando de lado las emociones y los comportamientos negativos. Intenta empatizar y ponerte en la posición de la otra persona para poder tomar su perspectiva.

4. Busca soluciones

Para ser un buen líder debes buscar soluciones o acercamientos ante cualquier adversidad, sabiendo identificar los problemas y los desafíos que vayan apareciendo en el camino.

Demuestra tu capacidad de hacer una contribución constructiva a la solución.

5. Avanza hacia tu meta

Avanza en tus objetivos intentando anticiparte siempre a los acontecimientos. Pregunta cómo puedes ayudar a los demás y consigue de los demás la ayuda para lograr alcanzar tus metas.

Conviértete en la persona que inicia proyectos y engancha otros a participar en los mismos. Y asegúrate de que estos proyectos agregan valor a la empresa o a sus clientes.

6. No dejes de aprender

Acude a cursos, programas y actividades que te ayuden en tu desarrollo profesional. Intenta mantener siempre esa línea de querer mejorar a través del aprendizaje continuo.

Determina  las habilidades, comportamientos y estándares por los que deseas ser conocido. Y si en algún momento aprecias mucha distancia entre donde estás y donde quieres estar, ¡Perfecto! Eso significa que aún tienes mucho margen para crecer.

No abandones, consigue la destreza y la confianza en tu capacidad de prosperar. Tú siempre tendrás el control sobre todos los esfuerzos que realices.

7. Se productivo

Utiliza menos tiempo en las tareas rutinarias y emplealo más en los asuntos de mayor trascendencia para tu empresa.

Si quieres ser más productivo elimina en lo posible las pérdidas de tiempo, las interrupciones y deja ya de buscar el perfeccionismo, porque no existe.

Trata  siempre de distinguir entre lo importante y lo urgente.

Desarrolla un sistema de seguimiento y utilízalo. Procura no llevar permanentemente un “tengo que hacer” en la cabeza. Mejor anótalo y utiliza el calendario para repartirlo adecuadamente, estableciendo tus “tareas importantes” y  las ”metas no urgentes”.

8. Evita el perfeccionismo

Como deciamos anteriormente debes evitar buscar el perfeccionismo continuamente.

Es una de las perdidas más grandes de tiempo, que pueden obligarte a permanecer demasiado tiempo en un proyecto o tarea que no precisa realmente esa clase de atención.

9. Confia y delega

Un buen líder aprende a delegar y a pedir ayuda.

No prentendas llevar la responsabilidad en solitario.

Además, si consigues comunicar apropiadamente tus límites a los demás, seguro que te ganaras el respeto de sus empleados.

10. Construye un equipo

Este consejo es el más importante de todos.

Construye un equipo y se consciente de que tú eres el líder de la empresa y de que lo que haces y el cómo lo haces afectará a todos los miembros de tu equipo.

Cada miembro de tu equipo necesitará poder conocer claramente cuáles son sus tareas y como éstas contribuyen a la mejora de la empresa.

Se debe tratar cualquier asunto o preocupación cuando aparezca. Gracias a esto los miembros del equipo estarán más conectados entre ellos y se creará un ambiente de confianza en el que se sentirán más cómodos.

La confianza y la seguridad de poder hacerlo llevará a discutir animadamente, expresando todas las ideas y los diversos puntos de vista. Anima a la participación y no esperes nunca que todos los miembros estén cien por cien de acuerdo en todo.

Reconoce los avances y éxitos del equipo. Analiza cómo se comportan los empleados. Examina  sus reacciones y procura entenderlas.

Evita, en la medida de lo posible, personalizar en un solo comportamiento a todo el grupo por culpa de un error. Si puedes, habla con  la persona que cometió el error en concreto y ofrécele la posibilidad de volver al grupo, mostrandole las posibles soluciones a sus problemas de comportamiento.

Claves para mejorar como lider

Para finalizar

¿Algún empleado es permanentemente negativo?

No intentes cambiar su mente, no lo vas a conseguir.

Normalmente suelen existir muchos problemas de toda clase detrás de este tipo de comportamientos y emociones negativas, que son difíciles de tratar para ti como líder.

¿Tus expectativas son demasiado altas?

Para empezar se firme en tus convicciones pero a la vez acepta la evidencia de los hechos y aclárate bien con lo que quieres, teniendo siempre bien claro cuáles son tus metas y objetivos.

Repasa estas 10 claves para mejorar tu liderazgo y ponlas en practica lo antes posible para ser un mejor líder, con cada paso que avances estarás más cerca de ser un líder perfecto para tu equipo.

En el siguiente video te mostramos más consejos para mejorar tu liderazgo:

El Líder ¿Nace o se hace?

El Líder ¿Nace o se hace?

Seguro que en alguna ocasión has escuchado el famoso dicho de “tiene madera de líder”. ¿Pero es cierto este dicho? ¿El líder nace o se hace? ¿Se puede cualquier persona convertir en líder? El liderazgo es un proceso mediante el cual una persona influye en otras para lograr un objetivo y se encarga de dirigir al grupo de la manera que sea más coherente para ayudar a sus colaboradores a mejorar el trabajo en equipo. La opinión más extendida es que existen líderes que nacen con un talento innato para el liderazgo y hay otros que se van formando en su desarrollo profesional.

Pero el líder, ¿nace o se hace?

Ciertamente estas capacidades innatas favorecen el desarrollo del líder, pero en ocasiones resulta más determinante la formación que uno va adquiriendo y la experiencia que va acumulando. Por lo tanto, si tienes el deseo y la voluntad, puedes convertirte en un líder eficaz a través de la educación, la experiencia y un incesante proceso de formación. Si tu posición en la empresa te da la autoridad y un cierto grado de poder, debes saber que este poder no te convierte automáticamente en un líder, simplemente te hace un jefe. La principal diferencia entre el líder y el jefe es que el liderazgo ayuda a que los empleados alcancen sus metas.

El liderazgo innato

Hay personas que presentan una mayor facilidad para asumir el papel de líder e incluso parecen tener una cierta tendencia para ocupar cargos de responsabilidad dentro de las organizaciones. Según esta perspectiva, existen ciertas características que diferencian a estas personas del resto:
  • Son personas ambiciosas y enérgicas.
  • Tienen facilidad para dirigir equipos.
  • Son honestos e íntegros.
  • Tienen mucha confianza en ellos mismos.
  • Son inteligentes y poseen conocimiento del entorno.
De cualquier manera, y más allá de estas características concretas, estas personas suelen ser unos referentes en sus organizaciones y se manejan a través de un liderazgo carismático con el que se ganan la autoridad.

¿Cómo se forma un líder?

Es verdad que algunos rasgos y habilidades personales pueden llevar a ciertas personas a papeles de liderazgo. Como también es cierto que una crisis o un acontecimiento importante puede hacer que una persona, que sepa estar a la altura de las circunstancias, ponga de manifiesto extraordinarias cualidades de liderazgo. Pero la realidad es que con autoconfianza el liderazgo también se pueden aprender. La gente necesita ser guiada por aquellos a los que respeta y en los que confía. Por lo tanto, debes buscar lo que tienes que ser, saber y hacer, mediante el fortalecimiento de tus cualidades a través de la formación, la reflexión y la experiencia de interactuar con los demás. Tienes que ser técnicamente competente, conocer tu trabajo y las tareas de tus empleados. Debes asumir en todo momento la responsabilidad de tus acciones y, cuando las cosas van mal, no culpar a los demás. Saber analizar una situación y tomar las medidas correctivas que puedan ser necesarias. Buscar siempre la solución de los problemas. Dar ejemplo y ser un buen modelo para tus empleados. Conocer bien a tu equipo y velar por sus intereses. Mantener en la medida de lo posible, mantener bien informados a tus empleados. Asegúrate de que las tareas que les asignas se entienden perfectamente. Y por último ayúdales a desarrollar sus ambiciones profesionales.

El líder nace pero sobre todo se hace

Cuando alguien te respeta como líder es porque, observando lo que haces y como te comportas en distintas situaciones, le das sensación de confianza y no cree que vayas a actuar con mal uso de la autoridad o sólo para quedar bien. Para finalizar, indistintamente de si se nace o no líder, vamos a ver cuáles son las principales características que debería tener todo buen líder en una empresa:
  • El buen líder siempre es un ejemplo y un referente para sus empleados.
  • El éxito del líder se mide a través de sus resultados, no de su popularidad.
  • El líder se distingue porque posee una visión, se anticipa a los acontecimientos y promueve el cambio.
En el siguiente mismo te mostramos más información sobre como ser líder: